Canadá: En la fiesta de San Patricio, Canadá también se viste de verde

TRADUCIDO POR NATALIA VERGARA FUENTES Y CORREGIDO POR MÓNICA LICEA

Con una visibilidad internacional, el día de San Patricio llega con un aura particular a Canadá. Antaño gran tierra de acogida para los inmigrantes irlandeses, los canadienses siguen conmemorando con alegría su historia. Balance de la situación.

Créditos: Sandra Cohen-Rose y Colin Rose (Wikipedia Commons).

Antes que nada, ¿por qué celebramos la fiesta de San Patricio? Las historias divergen pero la leyenda más conocida es la que cuenta que Patricio, un joven británico, fue secuestrado y enviado en un barco de esclavos que partía hacia Irlanda. Allá, Patricio fue vendido a una Hermana Superiora alrededor del año 400 después de Cristo. En esa época, Irlanda era un país de druidas y paganos. Patricio fue la excepción al escoger tornarse a Dios.  Después de veinte años de cautiverio Dios le ordenó, a través de un sueño, escaparse. Posterior a esto, él retorna a los suyos después de mucho tiempo.

Alimentado por sus visiones divinas, Patricio regresa a Irlanda. Durante cuatro años recorre el país para predicar la palabra de Dios. Según cuenta la leyenda, él convertiría con sus plegarias a Irlanda en un país cristiano. Patricio muere el 17 de marzo del 461, día en el que se celebra la fiesta de San Patricio. Si Patricio se convirtió en el Santo Patrono de Irlanda, se debe constatar que la fiesta no se limita solamente al territorio irlandés. Al contrario, se exporta por todo el mundo, y más notoriamente a Canadá.

La inmigración irlandesa en Canadá

¿Por qué se celebra la fiesta de San Patricio en Canadá? Si por una gran parte de Europa,  cerca de la fecha fatídica florecen eventos con la temática de “San Patricio” sin una verdadera justificación histórica, la celebración tiene otro sabor al otro lado del Atlántico. Según las estadísticas, en Canadá 4.5 millones de canadienses dicen ser de origen irlandés. Éste gran porcentaje encuentra explicación en la inmigración masiva de irlandeses a Canadá a mediados del siglo XIX. Canadá se convirtió en ese entonces, en la tierra de acogida de los irlandeses, quienes frecuentemente eran pobres y víctimas de la hambruna de 1847, la travesía era relativamente más barata que hacía los Estados Unidos. Sin embrago, se ha constatado la presencia de pescadores irlandeses bajo el sol canadiense desde mediados del siglo XVI.

San Patricio, hoy en Canadá

Las grandes manifestaciones donde el desfile se viste de verde aparecen desde el siglo XVII en América del Norte aunque fueron pocas en Dublín antes del sigloXVIII. En Canadá, el más grande desfile tiene lugar en Montreal que celebra este año su edición número 195. En Ottawa, numerosos eventos se organizan durante todo el mes de marzo para celebrar la fiesta irlandesa: carreras, desfiles en la calle, festival de cine irlandés o conciertos de música celta. Estas manifestaciones son una forma, para los canadienses, de rendir homenaje a su numerosa población de origen irlandés y de permitirles reencontrarse con sus tradiciones.

Hoy, la fiesta de San Patricio ha perdido su autenticidad y es más que todo un símbolo de la nostalgia del pasado. Además, se debe reiterar que la fiesta se articula más bien alrededor de una celebración cristiana y no a la exaltación de la cultura irlandesa: que Patricio hubiera convertido a Irlanda a la Cristiandad. Sin embargo, es una ocasión para que los jóvenes canadienses se diviertan en los primeros rayos del sol de primavera, engalanados con sombreros verdes y jarras de cerveza en la mano.   

Foto de portada: Desfile de la fiesta de San Patricio en Montreal. Imagen de ilustración. Crédito jpmpinmontreal (Flickr).

También te gustará