Crédit Jackie Ramirez.

La caridad en China

TRADUCIDO POR CATARINA ARANTES GOMES DA SILVA Y MARIA ALEJANDRA PAIXÃO

Luo Yixiao, una china con 5 años de edad, murió el sábado 24 de diciembre a pesar de muchos apoyos financieros para que fuese operada. Es un asunto sujeto a controversias atrás las sospechas de fraude en cuanto a la colecta de los dones. Es una oportunidad para el Journal International de examinar la “caridad en China”.

El pasado 14 de noviembre, Luo Yixiao fue diagnosticada con leucemia. Luo Er, su padre, publicó varios artículos en su cuenta oficial WeChat (una aplicación china de llamadas y mensajería). Su objetivo era recolectar los fondos necesarios para la operación. Su artículo, titulado “Luo Yixiao, ¡aguanta!” tocó profundamente a los lectores. Este emocionante monólogo publicado después de un empeoramiento de la enfermedad hacía parte de la voluntad del padre de mantener a su hija viva.

La colecta en la web

La empresa XiaoTongRen intervino el 25 de noviembre. Esta transmitió los textos del padre y declaró: “cada vez que este texto sea compartido, el autor recibirá un yuan como don por la parte de la empresa”. El anuncio no contenía un pedido de donación, pero varias personas se precipitaron para ayudarlos vía el servicio de micropago de WeChat.

Con 10 millones de clics, más de 2 millones de yuanes (más o menos 250.000 euros) fueran recolectados. O sea el límite del servicio de micropago. La cuenta personal de Luo Er, así como la cuenta oficial de XiaoTongRen fueron prohibidas de continuar colectando dinero.

Después, se pusieron en duda la cantidad de gastos médicos y de bienes del padre. Según los internautas que investigaron el asunto, el padre poseería tres casas en su nombre, dos coches y una agencia de publicidad. Sería entonces capaz de asumir los costos de la operación de su hija. Podría ser una forma de comercio electrónico “sangriento” o incluso de fraude. Todas las donaciones fueron devueltas a sus donantes a través de la intervención del gobierno local.

La caridad tradicional

La colecta individual en línea es cada vez más común en este país. Sólo un número muy restricto de asociaciones caritativas tienen el derecho de recolectar donaciones del público. Esta minoridad está constituida por organizaciones a menudo muy cercanas al gobierno. Las ONG, a menudo más críticas para con las acciones de las autoridades, no tienen acceso a la colecta de donaciones. Al recibir muy poco apoyo de las asociaciones caritativas, recurren a menudo a asociaciones internacionales.

La situación de estas ONG ha estado mejorando durante estos últimos años. Por ejemplo, la Cruz Roja china empezó a organizar procesos de licitación. Las grandes asociaciones caritativas, por su lado, están regularmente implicadas en escándalos de corrupción. Por lo tanto, la confianza en el público está disminuyendo. Cada vez más se opta por hacer donaciones directamente a los beneficiarios. El caso de Luo Er muestra que este sistema no es infalible.

Charity-business en China, un poco más de paciencia

El concepto del charity-business, nacido en los Estados Unidos en la década de 1990, llegó a China hace cerca de diez años. Se trata de una mercantilización de obras caritativas. Al contrario de otros países, las sociedades y el gobierno en China tienen un papel más importante que los inversores individuales y las fundaciones.

Iniciado por la empresa, este concepto se parece más una un tipo de actividad de responsabilidad social de las empresas. El costo de la publicidad a menudo excede el de la inversión. El charity-business organizado por el gobierno les da más autonomía a las ONG. Pero su intervención excesiva las mantiene dependientes. Ambas formas están todavía lejos de resolver los problemas sociales.

Crédito foto de portada: Jackie Ramirez

También te gustará