Crédit Rudolf Nadolny.

Reportaje especial Albania, parte 7: La república de Mirditë

TRADUCIDO POR MÓNICA LICEA Y AGOSTINA MASSARINI

Durante dos semanas, nuestro periodista albanés Leon Mollaj os transporta a descubrir su país de origen. Sumergíos en el corazón de esta nación desconocida en los Balcanes.  Hoy, hablaremos del periodo de inestabilidad que se vivió tras la independencia.

La declaración de independencia de Albania no le convenía a los turcos. Ellos financiarían un grupo armado, dirigido por Haxhi Qamili, para desestabilizar el sur del país. Bajo el lema: “queremos a nuestro padre”, el cual hacía referencia a Turquía. En 1914, el grupo marchó hacia Durres, la capital en la época y donde se encontraba el gobierno albanés y su administración.

Primera guerra mundial notable, a pesar de la neutralidad

Preng Bib Doda, príncipe de Mirditë, embarcó junto con sus fuerzas militares rumbo a la ciudad en peligro. Firme opositor de la dominación otomana, pasó cerca de 27 años en total como prisionero en Turquía. De la misma manera, es uno de los creadores de la liga de Prizen y supuso tres veces al título de rey de Albania. Un enfrentamiento sanguinario tuvo lugar entre las fuerzas católicas del principado y los musulmanes albaneses, aliados en Turquía. Haxhi Qamili fue capturado y ahorcado en el centro de la ciudad de Durres, y es entonces que Miriditë tomó el control de la situación. La dimensión de este conflicto va más allá de la religión.

Las fuerzas militares de Mirditë. Créditos Marubi

Prince Preng Bib Doda de Mirditë. Créditos Leon Mollaj.

 

Bien es cierto que Albania permaneció neutral durante la primera guerra mundial, sin embargo, aún así estuvo marcada por este periodo. En 1915, Italia había invadido Vlora con el pretexto de sanar al país de rebeliones frecuentes. Este mismo año, Montenegro ocupó el territorio de Shkodra, al norte. Un año más tarde, Austria-Hungría invadió todo el territorio.

En 1919, Vlora fue anexado por Italia durante la conferencia de París y la revuelta albanesa comenzó. Durante una reunión que tuvo lugar en mayo 1920 en Dukat, los albaneses decidieron “combatir hasta la muerte”. Poco de tres meses más tarde, el 3 de septiembre de 1920, la armada albanesa triunfa y recupera el control del sur. Durante la revuelta, Preng Bib Doda es asesinado. El asesino venía de Shkodra, a pesar de estar liderado por Italia. Mirditë estuvo muy cerca de un conflicto con Shkodra.

De la república independiente al reino

En julio 1921, el capitán Gjon Marka Gjoni, cercano al príncipe Preng Bib Doda, se declaró presidente de la república independiente de Mirditë al seno del Estado albanés, luego de numerosas tensiones entre el principado y el resto del país. La república fue reconocida por varios países europeos. Sin embargo, esta no duraría más que cuatro meses, desapareciendo en noviembre tras ataques de fuerzas militares albanesas. Así, Gjon Marka Gjoni abdicó para “evitar el fratricidio”.

Otra razón de este alto al fuego fue una amenaza extranjera. Grecia hacía aparentar al territorio de Elbasan haber invadido y quemado 360 pueblos del sur, masacrando a su población. Fuerzas militares francesas, con presencia en Corea durante ese momento, veían el fin al avance griego. Sin embargo, las divisiones continuaron aumentando, especialmente entre Fan Noli que gobernó el país en 1924 y Ahmet Zogu. Este último, cercano a Yugoslavia, temía un acercamiento entre Noli y la URSS. Con la ayuda de Belgrade, logró un golpe de Estado el 23 de diciembre de 1924. En Tirana, se proclamó presidente y más tarde en 1928 para convertirse en rey de Albania.

Foto de portada: créditos Rudolf Nadolny

También te gustará