Estados Unidos: ¿una investidura demócrata sin sorpresas?

TRADUIT PAR: BERNAT ARANDA RELU PAR : SÒNIA GUALDO

En plena crisis sanitaria mundial, el 2020 es también el año de las elecciones presidenciales estadounidenses. A diferencia del partido republicano, en que Donald Trump se erige como líder, en la investidura demócrata nunca había habido tanta incertidumbre. A pesar del gran número de candidatos y su diversidad, el resultado final no es del todo inesperado.

Unas primarias demócratas históricas

Como mínimo 27 candidatos se presentaron a la carrera de la investidura demócrata. La gran mayoría había empezado su campaña antes de que Joe Biden se presentara oficialmente el 25 de abril de 2019. La investidura demócrata estaba marcada por la incertidumbre, aunque destacaban dos candidatos: Bernie Sanders y Joe Biden.

El año 2020 parecía ser la revancha de Sanders, derrotado por Hillary Clinton en el 2016. Parecía viable ganar a Joe Biden, dado que muchos lo consideraban «demasiado socialista». El posible enfrentamiento con Donald Trump permitió que Bernie Sanders alimentase su campaña con reformas a contracorriente del gobierno de Trump. Como pilares de su programa propuso una visión socialista con una reforma del sistema sanitario estadounidense, así como una universidad gratuita.
A raíz del abandono de la mayoría de los otros candidatos, la investidura demócrata se transformó rápidamente en un duelo.

Se anuncia la mayoría aplastante de Joe Biden

Hoy por hoy Joe Biden cuenta con 1282 delegados contra los 933 de Bernie Sanders. Una diferencia que no parece posible recortar.

Biden no se ha dejado ganar, aunque empezó con retraso en comparación con la magnífica campaña de Sanders. En una semana consiguió invertir la tendencia. Las elecciones tienen lugar de febrero a junio. El 3 de marzo se celebró el «Super Tuesday», día en que 15 estados, es decir 1344 delegados, son convocados a las urnas. Después de una derrota en Iowa y en Nuevo Hampshire, ese día era decisivo.

Joe Biden salió victorioso al ganar en 10 de los 14 estados de ese Super Tuesday, lo cual supuso la derrota de Bernie Sanders y que la oposición entre estas dos visiones distintas de los Estados Unidos no llegara a su término.
Bernie Sanders tiró la toalla y felicitó a Biden

El 8 de abril de 2020, Bernie Sanders anunció que se retiraba de la carrera de la investidura demócrata. Al aceptar que la victoria estaba fuera de su alcance, felicitó a Joe Biden. Todos los sondeos anunciaban que Biden se ponía por delante. Pese a las grandes diferencias entre ellos, ahora es el momento para que estas dos grandes figuras del partido demócrata se unan. Es impensable que los demócratas se presenten debilitados y divididos en noviembre, cuando se enfrenten a los republicanos, unidos alrededor de Donald Trump.

Aunque la investidura demócrata contaba con un gran número de candidatos, al final fue Joe Biden el investido. El que parecía el favorito antes de que anunciase oficialmente su candidatura se enfrentará a Donald Trump en la carrera hacia la Casa Blanca. No habrá cambios en el partido demócrata. El vicepresidente de Barack Obama intentará sucederlo ganando al presidente saliente.

También te gustará