Manifestaciones BLM en el mundo: Reconstrucción de la historia

TRADUIT PAR: BERNAT ARANDA RELU PAR: SÒNIA GUALDO

28 de mayo: las manifestaciones de Minneapolis se expanden por el mundo. Centenares de manifestaciones con un objetivo común: acabar con el racismo y la violencia. El movimiento, de alcance mundial, cuenta tanto con partidarios como con detractores. Estatuas y negocios han sido vandalizados con el objetivo de borrar la historia colonial y mostrar esa voluntad a los gobiernos. ¿Se trata de simples manifestaciones o de una revolución?

Black Lives Matter (las vidas de los negros importan) es un movimiento que nació el 13 de julio de 2013 en la comunidad afroestadounidense y que lucha contra el racismo y la violencia hacia los negros. Su fuerza ha aumentado a raíz de la violencia policial recurrente hacia la comunidad afroestadounidense. El terrible asesinato de George Floyd fue difundido en las redes y despertó consciencias en el mundo entero. Este hombre murió el 25 de mayo en Minneapolis a manos de la policía. Los testigos de la escena compartieron el asesinato en sus cuentas.

Miles de persones se han manifestado en todo el mundo desde entonces. Desde el 28 de mayo, se han organizado manifestaciones en el mundo entero, como en España, Francia, Reino Unido o Estados Unidos. Estas manifestaciones, en plena pandemia, suelen ser ilegales y en muchas ocasiones se recurre al uso de la fuerza para dispersar a los manifestantes.
El movimiento Black Lives Matter lucha contra la violencia policial y el racismo. Se han visto actos simbólicos en las redes, en particular la destrucción de estatuas de antiguos colonos o de personajes históricos racistas. Estos actos representan el inicio de una nueva era. En Bristol (Reino Unido) los manifestantes arrancaron del suelo la estatua de Edward Colston, un vendedor de esclavos del siglo XVII. Era miembro de la Royal African Company y habría transportado aproximadamente a 80 000 hombres, mujeres y niños de África a América. Luego, lanzaron la estatua al río y usaron el pedestal para anunciar el discurso de varios manifestantes. El simbolismo es irrefutable: en cuestión de un día la estatua que glorificaba a un hombre racista fue destruida para dar voz a la comunidad negra.

Esta escena se ha repetido en otras partes del mundo. En Bélgica son varias las estatuas que han sido vandalizadas y se ha presentado una solicitud para que se retiren todas las estatuas dedicadas al rey. En Richmond (Virginia) la estatua de Williams Carter Wickham, general estadounidense que combatió en la guerra de la Secesión a favor de los Estados confederados, también fue vandalizada. Esta guerra nació de la voluntad del presidente Abraham Lincoln de poner fin a la esclavitud. En poco tiempo se creó una división entre los estados de la Unión, abolicionistas, y los estados confederados, el bando de Carter Wickham, esclavistas. Muchas otras estatuas han sido vandalizadas. Pero en Virginia, el gobernador anunció la retirada de las estatuas restantes. Así pues, este movimiento simbólico quiere, después de tantos años, acabar con el racismo retirando la presencia de estos colonos que, hoy por hoy, siguen siendo glorificados mediante obras de arte.

BLM: ¿El colonialismo todavía está presente?

Según el movimiento Black Lives Matter, el colonialismo está presente bajo distintas formas. A pesar de que la esclavitud acabara hace varios años, la comunidad negra todavía está oprimida. Los estudios muestran que el racismo sigue presente en las salas de audiencia. La comunidad negra de los Estados Unidos representaba un 13,6 % de la población en 2010 según la Oficina de estadística estadounidense. Hace unos meses, los negros conformaban un 40 % de la población reclusa, según el Prison Policy Project. Un informe del Registro Nacional de los errores judiciales publica que en 2013 se alcanzó el récord de errores judiciales y que este sigue creciendo. En este informe, los análisis muestran que el riesgo de que una persona negra sea condenada injustamente es 7 veces mayor al de una persona blanca.

La discriminación hacia la población negra no ha cesado. El movimiento Black Lives Matter quiere poner punto y final a toda esta violencia y discriminación. La presencia de estatuas de antiguos colones recuerda a la sociedad lo que hicieron y el terrible destino de millones de personas negras.

El racismo incluso está presente en la televisión. Omar Jiménez, un periodista latino y negro de la CNN, fue detenido en directo en Minneapolis. «¿Señor, me podría decir por qué me detiene?», preguntó el periodista mientras los agentes lo esposaban. Josh Campbell, otro corresponsal de la misma cadena que estaba en el lugar de los hechos, no fue detenido. Más tarde se reveló el motivo de la detención. Parece ser que la policía había pedido a Omar Jiménez y a Josh Campbell que se moviesen. Sin embargo, los dos periodistas no recibieron el mismo trato. Según Campbell, los policías se lo pidieron educadamente. En las imágenes se puede constatar que Jiménez no tuvo esa suerte.

George Floyd: ¿símbolo del movimiento BLM?

La población negra ha sufrido muchas injusticias antes de la muerte de George Floyd. El 25 de mayo, Floyd murió a manos de unos agentes de la policía de Minneapolis. Un agente se arrodilló encima de su cuello y no lo dejó respirar. Este asesinato desencadenó las manifestaciones. En múltiples pancartas se puede leer su nombre o sus últimas palabras: «I can’t breath» (no puedo respirar).

Los manifestantes emplean métodos pacíficos para denunciar esta injusticia. Durante las manifestaciones se han usado múltiples símbolos. Por ejemplo, muchos manifestantes colocan una rodilla en el suelo, lo cual simboliza que no respetan una bandera que ha provocado hasta hoy muchas víctimas de injusticias, o kilómetros de personas se tienden en el suelo con las manos en la espalda, representando la posición en que George Floyd murió.

Así pues, la muerte de George Floyd conmocionó al mundo entero. Hoy, la población sale a las calles para manifestarse en contra de las injusticias. ¿Se trata de simples manifestaciones o de una revolución? Esto lo sabremos con el tiempo, pero este movimiento permanecerá anclado en la historia. Una lucha que no tendría que tener lugar en 2020 y que tiene como objetivo común poner punto y final al racismo y la violencia.

También te gustará