Crédit Jason Lewishamdreamer (Flickr).

VIH: la PrEp, una nueva herramienta de lucha

TRADUCIDO POR BERNAT ARANDA CASAJUANA Y NÚRIA HURTADO SERRAMALERA

Desde hace décadas, la ciencia intenta concebir un tratamiento contra el VIH. ¿Y si intentáramos más bien prevenir el contagio con anticipación? Este es el principio de la profilaxis pre-exposición, conocida también como PrEP. Desde Londres, realizamos este reportaje sobre la polémica que divide a los profesionales sanitarios: la PrEP, ¿una solución “milagro”?

En 2012, el VIH (Virus de la inmunodeficiencia humana) era todavía la sexta causa principal de mortalidad en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Este virus da lugar al sida (Síndrome de inmunodeficiencia adquirida) cuando el sistema inmunitario se halla debilitado y no puede defenderse.  Esta «peste» de los años 80, que se tiende a banalizar, vuelve a adquirir importancia.

“El balance del SIDA en 2014. 36,9 millones de personas vivían con VIH. 2 millones de nuevas infecciones fueron halladas. 1,2 millones de personas murieron por esta enfermedad. Pero el número de infecciones disminuye… -35 % de infecciones nuevas desde 2000, y hubo una caída del 58 % de infecciones en los niños. Desde el punto crítico de 2004, hubo una disminución del 42 % de las muertes.” Infografía Auriane Guiot.

En 2014, según la ONUSIDA, 36,9 millones de personas vivían con el VIH. Ese mismo año, se contabilizaron unos 2 millones de nuevas infecciones, mientras que las muertes relacionadas con el sida se elevaban a 1,2 millones.

Paradoxalmente, el número de personas que viven con el virus trae una buena noticia, puesto que las nuevas infecciones disminuyeron. Eso significa que más personas consiguen vivir con el virus, y durante más tiempo. Actualmente para muchos seropositivos ya no se trata de una sentencia, sino un «simple» diagnóstico.

La respuesta global contra esta enfermedad ha permitido una caída de las nuevas infecciones de un 35% desde el 2000 y de hasta un 58 % en niños, además de una reducción de un 42 % de las muertes después del pico alcanzado en 2004. Evidentemente, la situación no es igual en todos los lugares. Así pues, en África subsahariana, en el Caribe, en Latinoamérica y en la región de Asia y Pacífico las tasas de infección han disminuido, al contrario de Oriente Medio, Norte de África, Europa oriental o Asia central, regiones en que han aumentado. En Europa occidental y central y en Norteamérica las tasas se han mantenido estables. Del mismo modo, el nombre de muertos sigue estas tendencias en las diferentes regiones. Se ha registrado una disminución de un 12 % en Europa occidental y central y en Norteamérica, ¡pero se ha más que triplicado en Oriente Medio y en Norte de África!

Los antirretrovirales, el tratamiento actual contra el VIH

Las diferencias entre regiones se pueden explicar de modos distintos, como, por ejemplo, por el consumo de drogas inyectables, el comercio sexual o simplemente una ignorancia de los medios de transmisión. En el caso de Oriente Medio y del Norte de África, el aumento del número de nuevas infecciones se debe principalmente a la falta de acceso al tratamiento contra el VIH, los antirretrovirales (ARV). En cambio, la disminución global se debe en gran parte a la mejor accesibilidad del tratamiento, gracias al cual las personas seropositivas pueden recobrar un sistema inmunitario eficaz que les permite luchar contra enfermedades. No cura al paciente, pero impide que el virus se multiplique y dañe los órganos y permite igualmente reducir la concentración del virus en sangre a un nivel tan tenue que se califica como “indetectable”, y así se evitan nuevas infecciones, particularmente en relaciones sexuales. En ese contexto, se habla a veces de «Treatment as Prevention», en otras palabras, tratamiento como prevención (a la infección).

Si se consiguen grandes avances durante el tratamiento, los ARV dejan de ser necesarios. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible tienen como objetivo poner fin a la epidemia en 2030. No obstante, como lo explicaba la OMS en 2016, «A escala global, los avances en materia de prevención del VIH están en un punto muerto». Sin embargo, que apareciera un medio eficaz para remediar este problema sería posible.

La PrEP, ¿nueva herramienta en la lucha contra el VIH?

Según la ONUSIDA, la prevención y el tratamiento del VIH suponen 17 veces el rendimiento de la inversión. Hay que decir que es caro tratar de por vida una persona seropositiva. El tratamiento es caro: 700€ al mes en Francia. Hay que añadir las revisiones periódicas, y a largo plazo, los costes potenciales de una salud más frágil. Según Slate, el coste para la sociedad de un seguimiento medical de por vida de un seropositivo se elevaría a 980.000€ (en Canadá). Por eso, se prefiere invertir en prevención y hacer que esta sea lo más eficaz posible.

La PrEP es un medicamento inspirado directamente en los antirretrovirales que sirven para tratar el VIH. Se trata, generalmente, de Truvada®, que constituye la combinación de dos a tres moléculas empleadas en los ARV. Varios estudios han demostrado su eficacia. La reducción del riesgo de infección sería de un 86% de media si el tratamiento se toma correctamente. Pero el medicamento solo es accesible en pocos países, y en Francia no se reembolsaba hasta en enero de 2016. Una caja de 30 comprimidos cuesta unos 500€, lo que constituye un freno seguro para una parte de la sociedad. Además, la Seguridad social no reembolsa todos los análisis biológicos y consultas médicas asociados. Algunas mutuas o seguros complementarios privados de pago se hacen cargo del resto, en caso contrario, uno se debe hacer responsable del coste. En ese contexto, la Coalition PLUS ha publicado un comunicado preconizando que la PrEP se haga accesible en todo Europa.

Un ejemplo concluyente

Entre los 36,9 millones de personas que viven con el VIH en el mundo, 17,1 millones ignoran estar infectados. Son precisamente estos últimos los que corren el riesgo de transmitir el virus. Eso es particularmente cierto en los países más desarrollados, puesto que el acceso al tratamiento es menos problemático. Por lo tanto, hay que actuar con anticipación. Encontrar nuevos medios para impedir la transmisión del virus permitiría evitar que la epidemia se nos escape otra vez.

La PrEP podría mostrarse sumamente eficaz, como lo ha demostrado el ejemplo inglés. El número de homosexuales que habrían contraído el VIH habría disminuido un 40 % en 12 meses en Londres gracias a Greg Owen y hasta habría permitido disminuir esa tasa una tercera parte en Inglaterra, mediante una página web que da acceso al medicamento. Su historia se inscribe en una historia mucho más larga, la de la lucha por el acceso a los medicamentos, un problema que preocupa cada vez más a la Unión Europea. Pero, a esa cuestión, se le debería dedicar un artículo exclusivamente….

Foto de banner: acción organizada por Act Up London, 2 de julio de 2015. En las pancartas: “Haced que la PrEP sea accesible a la NHS. AHORA”, “La PrEP se encuentra disponible en los Estados Unidos desde 2012. ¿Por qué no en el Reino Unido?”. Crédito Jason Lewishamdreamer (Flickr).

También te gustará