El país de Gales celebra las fiestas de su patrón

TRADUCIDO POR JOSÉ LUIS GARCÍA QUIRANTE Y AGOSTINA MASSARINI

El pasado 1 de marzo, los galeses celebraron las fiestas de su patrón San David. Este día de patrimonio, que no es festivo, se celebra de manera curiosa. Le Journal International os sumerge en el descubrimiento de este evento más discreto que festivo.

Del programa del miércoles se encargaron los galeses. Un desfile nacional comenzó a las 12 h 30 en el centro de la ciudad de Cardiff así como en otras ciudades y se prepararon conciertos y competiciones deportivas en numerosos colegios e institutos. El programa nacional comprende también (entre otros) un concierto de la Orquesta Nacional Galesa en el Mercado de San David de Cardiff, la apertura gratuita de castillos tales como el de Raglan y el de Tintern, y un mercado para recaudar fondos para los ciegos del pueblo de Usk. Estas actividades tienen lugar para conmemorar el nacimiento y la muerte del monje San David, que promovió la paz y el amor en su reino y, por ello, adquirió el título de patrón del principiado británico.

Las leyendas de San Jorge en Inglaterra y San Patricio en Irlanda provienen de historias épicas. El primero mató un dragón; el segundo, esclavo en libertad, cazó las serpientes del país. La de San David es bien distinta. Como monje piadoso que evocaba a veces la imagen de Jesús, vivió en el siglo vi y fue el responsable de la construcción de unos 60 monasterios. En su propio monasterio, velaba estrictamente por sus monjes para que solo comieran pan y hierbas, ya que la carne y el alcohol estaban prohibidos. Conocido por llevar a cabo varios milagros increíbles, la leyenda cuenta sobre todo que se formó una colina bajo sus pies para que pudiese dirigirse a toda una muchedumbre y que curó a un hombre de ceguera.

Una celebración simple

El 1 de marzo no está tan expandido como el festival de San Patricio, que se celebra a nivel mundial. Pero a nivel nacional, los galeses respetan sus tradiciones y expresan su orgullo. Es costumbre llevar un junquillo o un puerro en el jersey. Según la leyenda, David les pidió a los soldados galeses que llevasen un puerro en el casco para distinguirse de los ingleses durante las batallas. Los niños pequeños llevan los trajes tradicionales: vestidos rojos o jerséis de rugby. Cada colegio e instituto da a los alumnos la oportunidad de demostrar sus talentos musicales y teatrales. Todo, o casi todo el mundo, canta el himno nacional, aunque únicamente menos del 20 % de los galeses habla la lengua céltica local.

Junquillo, emblema del festival. Crédito CC0.

A pesar de los esfuerzos de alumnos, profesores y de la industria del entretenimiento, esta fecha no es día festivo sinoun desafío político que pone en cuestión el valor del patrimonio galés. Recordemos que el día patriótico inglés tampoco es festivo. En cambio, los norirlandeses y los escoceses son más especiales. En 2007, un sondeo concluía que el 87 % de los galeses quería que se hiciera festivo este día, seguido de una petición, que tuvo que rechazar Tony Blair. Pese a todo, esto revelaba un sentimiento patriótico en Gales.

“Me había olvidado de cuándo era”

Simon Owens es originario del país de Gales y en la actualidad estudia en Inglaterra pero habla galés como lengua materna. Ha hablado con Le Journal International: “Me había olvidado completamente de cuándo era esta celebración, es horrible. Creo que es un día patriótico y globalmente una buena ocasión para celebrar el talento y los éxitos de los galeses”. Otros expatriados no se han olvidado y celebran cada año la fiesta de su patrón alrededor del mundo. Para Simon, la celebración también tiene un aspecto político importante: “Tenemos que estar orgullosos de nuestra sociedad multicultural y en desarrollo en este periodo de división”.

¿La simplicidad del 1 de marzo pone en entredicho la identidad galesa? En realidad no. Los galeses no están política, económica ni históricamente tan separados de los ingleses como los escoceses y los irlandeses. Una gran celebración no parece ser necesaria para el pueblo, feliz de compartir un momento simple y sociable.

Foto de portada: crédito CC0.

También te gustará