Femmes zapatistes lors du Festival CompArte à Oventik, 29/07/2016. Crédit Arthur Temporal Ventura.

México: una mujer indígena como candidata presidencial

TRADUCIDO POR LORA MILANOVIC Y BRENDA OROZCO

En México, una mujer indígena participará en las elecciones presidenciales de 2018. Ella representará a los 33 pueblos que constituyen el Congreso Nacional Indígena (CNI). Su candidatura será la primera en ser apoyada oficialmente por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

En un comunicado oficial, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) declaró que, de aquí a 2018, los diferentes pueblos que componen el Congreso Nacional Indígena (CNI) estarán en « asamblea permanente ». Esta asamblea nombrará un Consejo de Gobierno cuya « palabra será materializada por una mujer indígena ». Ella contenderá en las elecciones presidenciales mexicanas de 2018 como candidata independiente, « en nombre del Congreso y del EZLN ».

Esta decisión inédita fue tomada el viernes 14 de octubre, durante la quinta reunión del CNI en San Cristóbal de las Casas.

Una nueva organización indígena

Próximamente, los pueblos presentes en el CNI debatirán y analizarán esta propuesta de lanzar una candidatura independiente. Si es aprobada, cada comunidad elegirá dos representantes (un hombre y una mujer) para constituir una asamblea. La asamblea es la que tendrá el poder de decidir quién será la candidata a la presidencia de la República. Por lo tanto, la candidatura corresponde a la creación de una organización federativa para las comunidades indígenas a nivel nacional.

Esta organización en la que participa el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, llega en un período de dificultades para los pueblos indígenas en México. En el mismo comunicado en el cual declaran sus intenciones electorales, los zapatistas enumeran 27 amenazas concretas contra las comunidades autóctonas. Estas amenazas van desde desplazamientos forzados con el fin de construir una autopista privada en Michoacán, hasta la deforestación ilegal en el estado de Oaxaca. Ante estos imperativos, la idea es, según el comunicado, “destruir desde abajo el poder que nos imponen desde arriba”.

“Los de abajo quieren confrontar su poder con el poder de los de arriba.”

El hecho de que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional haya optado por la vía electoral es una novedad con respecto a su discurso histórico. El EZLN es conocido por sus críticas abiertas hacia los partidos políticos. Especialmente en la famosa Sexta declaración de la selva lacandona, ellos explicitan:

Los partidos políticos electorales no nada más no defienden [México], sino que primero que nadie son los que se ponen al servicio de los extranjeros […]. Todos los partidos políticos electorales que hay ahorita, no nómas unos. Piensen ustedes si algo han hecho bien y verán que no, que puras robaderas y transas. Y vean como los políticos electorales siempre tienen sus buenas casas y sus buenos carros y sus lujos.”

Según Francisco Salinas Paz, doctor en filosofía y profesor en la Universidad de Guadalajara, el apoyo del EZLN hacia una candidata del CNI no es una contradicción del todo. “Bajo la lógica de las acciones de los zapatistas y del quinto Congreso nacional indígena, lo que están haciendo me parece congruente y muy poderoso. […] Los de abajo quieren confrontar su poder con los de arriba.”

El poder de los zapatistas se ha ido construyendo desde los años 1990 en espacios autogestionados, llamados caracoles. Estos espacios están administrados por varios consejos colectivos locales y autónomos, coordinados en asambleas comunales. Para el Sr. Salinas Paz, “La candidata sólo materializará la palabra de los consejos colectivos. Eso quiere decir que no tomará decisiones [ella misma].”

Una Junta de buen gobierno, centro de autogestión, en Oventik, 29/07/2016. Créditos Arthur Temporal Ventura

“Dos de cada diez votos” para ganar las elecciones

Interrogado sobre una eventual victoria de “los de abajo” en las elecciones, el Sr. Paz se muestra optimista. “Pienso que es posible. ¿Saben, de forma general, cuántas personas votaron por Enrique Peña Nieto [ndlr : el presidente actual] ? Dos de cada diez personas de la población mayor de 18 años [ndlr : edad mínima para votar]”. En 2012, la abstención electoral superó el 36%, así que, la coalición de Peña Nieto sólo tuvo que convencer al 22% de la población adulta para ganar la presidencia.

“¿Cuántos movimientos urbanos ha habido en el país? […] ¡Centenas! Si todos se organizan, pueden ganar las elecciones en las ciudades. ¿Y cuántos grupos indígenas no podrían ganar las elecciones en las comunidades autóctonas? Con dos votos de diez, la candidata ganaría. En términos estratégicos, veo que ella tiene posibilidades de ganar”.

La oposición de la izquierda electoral

Hay razones para pensar que la futura candidata indígena se encontrará con dificultades. Primero, habrá que hacer frente a la izquierda electoral tradicional, encarnada por Manuel Lopez Obrador y su partido, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Ex militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), de la izquierda moderada, el Sr. Obrador ya se presentó dos veces a las presidenciales, sin éxito. Para las elecciones de 2018, cuenta con el descrédito del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Peña Nieto, para ganar la presidencia.

Pero la candidata indígena, más “de abajo” y más de izquierda, lo amenaza con fragmentar la base electoral de su partido. Su reacción fue, por cierto, muy negativa. Según él, la posible candidatura independiente habría sido hecha “para seguir el juego del gobierno” de forma que “no haya cambios de régimen.”

Elecciones de 2018: escenario tripartito

La otra dificultad con la que se encontrará la candidata indígena será causada por los grandes medios de comunicación que no apoyan el movimiento zapatista. Las grandes cadenas de televisión son particularmente con frecuencia acusadas de trabajar activamente para ciertos candidatos. Los partidos preferidos de los grandes medios de comunicación serían más bien el PRI y el Partido Acción Nacional (PAN), más tradicionales.

Según el profesor Salinas Paz, las elecciones mexicanas de 2018 tendrán tres personajes principales. “Por un lado estará Lopez Obrador. Después, toda la máquina capitalista de manipulación estará a favor de otro candidato. Me imagino alguien del PAN, porque el PRI está muy desacreditado en este momento. Del otro lado, estará el grupo indígena”, según analiza él.

Si este escenario se confirma, la futura candidata del CNI y del EZLN tendrá como únicos apoyos la red de medios de comunicación zapatistas y las asambleas locales. A nivel nacional e internacional, los medios independientes se encargarían de esto. Podría entonces esperarse un desarrollo de este movimiento, hasta ahora muy limitado.

Fotógrafo zapatista, Festival CompArte en Oventik, 29/07/2016. Créditos Arthur Temporal Ventura.

Foto de portada: Mujeres zapatistas durante el Festival CompArte en Ovenik, 29/07/2016. Créditos Arthur Temporal Ventura

También te gustará