Crédit George Hodan

6 países luchan por alcanzar la independencia energética

TRADUCIDO POR MICHAËL ARLANDIS

Conscientes de los riesgos de una dependencia excesiva de las energías fósiles, algunos países iniciaron su transición energética desde hace unos años. El desarrollo de las energías renovables no se hace solamente en los países industrializados. Uruguay y otros países, que tienen importantes recursos naturales, aspiran a la independencia energética.

Islandia, Etiopia, Noruega, Costa Rica, Brasil y Uruguay producen la mayor parte de su electricidad a partir de las fuentes de energías renovables. Los distintos perfiles de estos países traducen una voluntad política que va más allá de las divisiones habituales que privilegian los desafíos del clima y del medio ambiente. Según sus recursos energéticos, los países adaptan su estrategia medioambiental. La meta de cada uno de estos países es lograr su objetivo de reducción de los gases de efecto invernadero.

ISLANDIA

Crédito : DR

Crédito : DR

Con más del 70% de su consumo de energía que proviene de sus recursos energéticos hidráulicos y geotérmicos, Islandia se convirtió en el pionero en materia de energías renovables. El 100 % de su electricidad y el 81 % de sus necesidades energéticas primarias provienen de fuentes renovables. Las precipitaciones para la hidroelectricidad y los volcanes para la geotermia constituyen las dos fuentes naturales principales. El consumo de estos recursos energéticos empezó a mediados del siglo XX y contribuyó mucho al desarrollo económico del país.

No obstante, Islandia sigue siendo dependiente de las importaciones de petróleo y de carbón para los transportes y la pesca. Para reducir este consumo de energía fósil así como convertirse en el primer país del mundo en ser totalmente independiente de los recursos fósiles para el 2050, el país centra sus investigaciones en los carburantes alternativos y en particular en el hidrogeno.

ETIOPIA

Crédito : DR

Crédito : DR

Etiopia es ahora líder en materia de energías renovables. Aunque no tiene ni gas ni petróleo, el país cuenta con sus recursos energéticos para fomentar su desarrollo económico. Addis-Abeba quiere producir 25 GW de energías renovables para el 2025. Para lograr este objetivo, la granja eólica más grande en el Sur del desierto del Sahara fue inaugurada en octubre de 2013, y la central geotérmica más grande de África se está construyendo actualmente.

Las barreras hidráulicas establecidas en las aguas del Nilo ya aseguran más del 90% de la producción eléctrica del país pero los riesgos climáticos como la sequía bajan el nivel de estas barreras. La energía eólica permite compensar esta pérdida ya que el viento es más fuerte durante la temporada seca. Por eso, el gobierno etiopio afirmó su voluntad de desarrollar la energía eólica, geotérmica y solar. El país se comprometió a reducir un 64% sus emisiones de gas de efecto invernadero para el 2030 gracias a las energías renovables. Es el objetivo más ambicioso de la cumbre sobre los cambios climáticos que tendrá lugar en Paris a fines de 2015.

NORUEGA

Crédito : DR

Crédito : DR

Noruega mantiene su posición de liderazgo en Europa en términos de transición energética. A pesar de sus reservas de hidrocarburos que representan una tercera parte de sus ingresos, el país no olvida los desafíos actuales del clima. Noruega es uno de los primeros países que estableció el impuesto sobre el carbono. Precursora en el ámbito de las energías renovables, la señora Brundtland, antigua primera ministra noruega, lanzó el concepto de desarrollo sostenible en 1987. Se trata de encontrar un equilibrio entre la economía, el aspecto social, y el medio ambiente. El objetivo del gobierno es hacer de Noruega un país neutro en carbono para el 2030.

Actualmente, el 60 % de la energía consumida en Noruega proviene de una fuente renovable. Además, desde 2009, una parte del fondo petrolero es invertida en unas empresas dedicadas a las energías renovables. Si Noruega lograra exportar una mayor parte de su energía verde hacia Europa, podría contribuir al objetivo de la UE de alcanzar el 20% de energía renovable para el 2020.

COSTA RICA

Crédito : DR

Crédito : DR

Costa Rica dirige su desarrollo en función de su ubicación geográfica y de su geología (116 volcanes de los cuales 5 están activos y 2 durmientes). Después de 50 años de políticas sociales y medioambientales, el país, pionero del ecoturismo, decidió favorecer su estrategia medioambiental en detrimento de sus gastos militares. El gobierno se fijó como objetivo lograr una economía sin emisiones de gas de efecto invernadero para el 2021 contando solamente con las energías renovables.

Durante los tres primeros meses de este año, el 100% de la electricidad fue producida por fuentes de energía renovable. La causa principal es la abundancia de la lluvia que permitió que 4 fábricas hidroeléctricas del país funcionaran a pleno rendimiento. Las energías eólicas, solares y geotérmicas contribuyeron al resto. A pesar de sus buenos resultados, Costa Rica sigue siendo dependiente de la hidroelectricidad que le hace vulnerable frente al cambio climático.

BRASIL

Crédito : DR

Crédito : DR

Brasil es el país industrializado que más usa energías renovables. Las energías nuclear y fósil solo representan el 11,8%, mientras que la media de los países industrializados es de 87%. En tan solo un año, la energía eólica se duplicó en Brasil: el aumento registrado alcanzó el 103%. Las 434 fábricas azucareras brasileñas funcionan en total autonomía energética gracias a la caña de azúcar que produce el etanol y un biocarburante.

El gigante de América del Sur empezó su transición energética gracias a sus grandes barreras. Sin embargo, sus construcciones son cuestionadas ya que causan retenciones de agua en algunos terrenos ricos en materia orgánica como las tierras cultivadas o las selvas.

URUGUAY

Si usamos continuamente como referencia a los países nórdicos como los más avanzados en ecología, hay uno que olvidamos de manera errónea. Uruguay, pequeño país de 3,4 millones de habitantes, se alimenta casi totalmente de energías renovables. Una mirada a este combate por la independencia energética.

El objetivo que se propone Uruguay es alcanzar la independencia energética para el 2030. En 2012, la electricidad ya era principalmente de origen hidráulico (51,1%) – el agua se aprovecha completamente – seguida de cerca por las energías fósiles (40%) y la biomasa (8,1%), mientras que la energía eólica representaba el 0,8%. En 2016, según las predicciones de la Administración del Mercado Eléctrico, el país dispondrá de 1,346 megavatios de origen eólico, es decir el 30% de las necesidades en electricidad cubiertas por la energía eólica, lo que convierte a Uruguay en el país con la cuota de energía eólica más importante…
Leer más

También te gustará